Receta de pastel de raíz de cerveza | Culinaria de Leite

Beer Root Cake es como un pastel de condimentas normal, mas mucho mejor. La raíz de cerveza, el jengibre, el anís estrellado, el cardamomo y el sasafrás real le dan intriga y calidez. Si jamás lo ha tenido ya antes, ahora es el instante.

Mi vida se trata de hacer las cosas, hacer las cosas, moverme veloz, mas en ocasiones un desvío por el carril veloz puede ser algo bueno. Hace unos años, estaba en camino a casa tras un viaje por carretera en las zonas marítimas canadienses en el momento en que una construcción épica me forzó a salir de la autopista. Nos hallamos en un camino errante que nos condujo por medio de una cautivadora serie de pueblos industriales moribundos. No había mucho que ver … y efectivamente nada para comer. Mas entonces, en Fall River, Massachusetts, justo en la frontera con Rhode Island, nos encontramos con el oro culinario: una vieja estación de servicio transformada en un puesto de cerveza de raíz. El dueño, un retirado de A&W Root Beer, estaba tras el mostrador; todo cuanto sirvió fue cerveza de raíz en vasos helados. Nuestra cerveza de raíz vino con una larga charla sobre enfriar el vaso, no la cerveza de raíz en sí (pues mata el sabor). Nos sentamos en una vieja mesa de picnic rota y tomamos. Me chifla la cerveza de raíz, y esta bebida al filo de la carretera fue la mejor que he probado en mi vida.

Esta receta es mi intento de darle ese sabor al pastel, puesto que lo único mejor que la cerveza de raíz es la cerveza de raíz y la torta. Hay un factor científico ido en esta receta: cuando mezcle el bicarbonato de sodio en melaza y cerveza de raíz, va a haber algo de ebullición ido, de manera directa sacado de la ciencia. No se preocupe: esto es totalmente normal. – Andrew Carmellini

* ¿Dónde puedo lograr sasafrás?

Este pastel de cerveza de raíz tiene azúcar y condimentas y todo está bien, sí, mas asimismo tiene su una parte de atrevo, como en sasafrás. Sassafras es tan esencial para este pastel como lo es para la cerveza de raíz, lo que le da a cada uno de ellos su rica textura terrosa. Si su tienda de comestibles naturales (o bien mago) no tiene un alijo de raíz de ramita a la mano, puede localizarlo con bastante sencillez on-line en Kalustyan’s en Manhattan, como en otros distribuidores on-line menos especializados como ese, Amazon. Y no olvides ponerte tus audaces pantalones al enhornar este pastel de sasafrás.

Pastel De Raíz De Cerveza

  • Vistazo veloz
  • (1)
  • cuarenta y cinco millones
  • 1H, 45M
  • Para ocho personas

IngredientesUSMetric

instrucciones

Precalienta el horno a trescientos cincuenta ° F (ciento setenta y seis ° C). Ponga la parrilla del horno en la situación media.

Unte con mantequilla el fondo y los lados de un molde para pasteles de diez pulgadas. Corta un pedazo de papel pergamino a fin de que encaje a la perfección en la sartén. Unte con mantequilla el pergamino. Agite 1 cucharada de harina en el molde para pasteles y también inclínela a fin de que se adhiera al pergamino untado con mantequilla. Quite el exceso de harina que no se pegue al pergamino o bien los lados de la sartén.

Vierta la cerveza de raíz y la melaza en una cacerola profunda y hierva la mezcla a fuego alto. (Asegúrese de que haya un espacio significativo entre el líquido y la parte superior del frasco. Precisa estos lados altos pues el bicarbonato de sodio formará mucha espuma y no deseará que se desborde).

Retire la sartén del fuego y añada suavemente el bicarbonato de sodio. Pone de manera inmediata el frasco en el frigo a fin de que se enfríe un tanto.

Mientras se enfría la mezcla de cerveza de raíz, mezcle el azúcar morena, el aceite vegetal, el azúcar granulada, el jengibre y el extracto de vainilla en un tazón grande. La mezcla se va a ver un tanto grande en este punto. Rompe el huevo en el bol y bate bien hasta el momento en que se forme una pasta compacta. (El huevo es lo que hace que todo funcione).

En un tazón más pequeño, combine la harina con el polvo de enhornar, el anís estrellado y el cardamomo. Rallar la nuez moscada y la ralladura de limón, añadir sal y pimienta y batir hasta el momento en que estén bien combinados.

Saca la mezcla de cerveza de raíz del refrigerador. Vierta 1/3 de la mezcla de harina en otro tazón grande. Vierta 1/3 de la mezcla de cerveza de raíz y después 1/3 de la pasta de azúcar. Mezcle todo de manera lenta, entonces añada otro 1/3 de la harina, otro 1/3 de la cerveza de raíz, y de este modo consecutivamente, hasta el momento en que todo esté combinado. (No es preciso conjuntar la mezcla completa y suavemente hasta el momento en que la última mezcla húmeda y seca esté en el tazón). Debe tener una masa muy húmeda, prácticamente líquida.

Vierta la masa en el molde para pasteles y colóquelo en una bandeja para enhornar con borde para apresar los goteos y salpicaduras. Hornee el pastel a lo largo de cuarenta y cinco minutos sin abrir el horno en lo más mínimo (el pastel se va a hundir si lo molesta a lo largo de la cocción). Verifica si el bizcocho es alto y de color cobrizo obscuro con un tanto de elasticidad al tocarlo (mas no demasiado, puesto que es un bizcocho muy húmedo). Si no está totalmente listo, gire la sartén y regrese al horno por otros cinco minutos ya antes de comprobarlo de nuevo. Todo el proceso de cocción no debería llevar más de cincuenta y cinco minutos, aun en un horno lento.

Mientras se enhorna el bizcocho, en una cacerola pequeña a fuego medio-alto, batir la nata y el sasafrás y llevar a ebullición. Tan pronto como hierva, retire la mezcla del fuego, viértala en un recipiente de vidrio o bien porcelana resistente al calor y colóquela en el refrigerador, sin tapar, a fin de que se enfríe a lo largo de unos treinta minutos. El sabor a sasafrás empapa la crema y le da un agradable sabor a cerveza de raíz.

Mientras tanto, en un bol, combine el azúcar glass, el anís estrellado, el cardamomo y la sal. Rallar la nuez moscada y la ralladura de limón y batir todo.

Pase la crema enfriada por medio de un colador de malla fina a un tazón pequeño. Deseche los pequeños pedazos de sasafrás.

Batir suavemente 1/2 taza de la crema en la mezcla de condimentas, reteniendo las últimas dos cucharadas para poder ver si la precisa. Si la mezcla se ve seca y no se junta como glaseado, añada más crema. Batir la mezcla hasta conseguir un líquido espeso y refulgente.

Deje descansar el pastel en el molde sobre una reja de alambre a lo largo de unos cinco minutos. Invierta el pastel del molde sobre un soporte para pasteles o bien un plato para servir y déjelo enfriar a lo largo de por lo menos cinco minutos.

Use una cuchase para diseminar el glaseado espeso sobre el bizcocho templados. El glaseado se fundirá y goteará por los lados mientras que lo aplica. Puede servir el pastel tan pronto como se enfríe a temperatura entorno, mas como todos y cada uno de los pasteles de condimentas, es todavía mejor al día después de estar hecho. Guárdelo sutilmente tapado a temperatura entorno. Publicado originalmente el diecinueve de octubre de dos mil doce.

Deja un comentario