Receta de pollo asado con panceta y aceitunas

¿Busca un plato que sea simple de preparar, capaz de nutrir a una horda y lleno de navíos llenos de sabor? Es un plato de este modo.

Hice esto para la pandilla utilizando muslos de pollo con hueso y piel en vez de los dos pollos estropeados pedidos, puesto que absolutamente nadie en mi familia es entusiasta de la carne de pechuga (los adiestré bien). Mi plato en el horno en unos veinte minutos. Si debe romper las gallinas y deshuesar las aceitunas, deseará añadir cuando menos de diez a quince minutos.

Una vez en el horno, este plato no podría ser más simple de llenar. Empleé un temporizador para administrar las distintas fases de cocción, agregando el vino a los veinte minutos y las aceitunas ocho minutos después. Como está escrito, la receta hace pollo de manera perfecta cocido y restallante, tiernos dientes de ajo y jugos exquisitos que sostienen todo húmedo y sustancioso. El romero y el tomillo que saqué de nuestro jardín le dieron una agradable nota de yerbas, y la panceta y las aceitunas un tanto masticadas salobres.

La única advertencia que daría sobre este plato es la cantidad de sal requerida en la receta. Teniendo presente el empleo de aceitunas secas y panceta, hallé que la cantidad de sal es un tanto pesada, y me chifla la sal. Aconsejaría entremezclar el pollo con las yerbas, hojuelas de pimiento colorado (sí, debería utilizarlas) y pimienta negra, entonces espolvorear cada lado con una cantidad moderada de sal cuando lo ponga en la bandeja para enhornar con borde. Para mí, más o menos 1/2 cucharada de sal fue perfecta. Dejando a un lado esa advertencia, este plato es un ganador total. Bastante en el plato y cargado de sabores valientes que hacen que su paladar se eleve y se destaque: un contrincante terminante para el Salón de la Fama de TC.

Deja un comentario